19 junio, 2006

PARTICIPACION CIUDADANA

Todo sector de Santiago cuenta con un patrimonio ciudadano importante cuando llegue el momento de discutir un nuevo plan regulador. Providencia no es la excepción. Los debates suscitados por los grandes movimientos vecinales – contra un proyecto inmobiliario de Aguas Andinas, contra las torres nefastas de Penta en Las Lilas, contra los túneles de Pedro de Valdivia Norte, contra la Costanera Norte, en pro de una mejor gestión urbana en el Barrio Bellavista – sin duda han dejado un tremendo activo en términos de conocimientos, compromisos, pasión y sueños entre los moradores de los diferentes barrios.
Hoy en día vemos como despiertan los vecinos de Santa Isabel y otros sectores más, reocupados por sus barrios y el impacto de este Plan.
En este sentido, la ronda de exposiciones del Concejo Municipal y su equipo técnico ha sido ejemplar. También el pabellón en la Municipalidad. Pero a pesar de prometer la entrega de todos los documentos relevantes, para facilitar un buen estudio y una participación ciudadana de la calidad que merece este importante tema, el Alcalde, Cristián Labbé, aun no nos entrega los ocho informes insumos del Plan. Tampoco la minuta detallada – solo un resumen. Necesitamos el detalle de los nuevos usos de suelo y los reglamentos relevantes. Menos que eso, y especialmente en esta comuna, con estos ciudadanos, condenaría el proceso a ser una burda sombra de la verdadera participación ciudadana.
Hemos pedido formalmente que no solo nos entreguen estos informes, sino, al no contar con ellos oportunamente, que se extienda el plazo para los comentarios de la comunidad.
Con esta propuesta inicial, la Municipalidad de Providencia tiene la opción de aferrarse a lo básico, cerrar filas y no permitir una participación ciudadana plena y rica. O puede hacer historia, como ha hecho con otras iniciativas (las mejores ciclovías de la RM, el plan de poliductos), y lograr un proceso – y un resultado final – que represente las necesidades más profundos y los sueños colectivos de su gente. O sea, las alternativas son el eterno, amargo, “más de lo mismo”, o lograr un hito histórico en el desarrollo de nuestra ciudad.
La ciudadanía espera una respuesta a la altura de los tiempos, Señor Alcalde, Señores y Señoras Concejales.

Lake Sagaris